0
Publicado 05/03/2013 por admin en Astronomía Cultural
 
 

Antropología Guaraní

ORÍGENES ÉTNICO-ANTROPOLÓGICOS

Prof. Lic. Irma Riella de Hirschkorn

Hay diversas y numerosas teorías respecto al origen del hombre americano. América se pobló tardíamente en relación al resto del mundo. Se cree que los primitivos habitantes de América no son autóctonos, sino que llegaron a este continente antes de que los cataclismos de la era cuaternaria alteraran las comunicaciones entre las masas terrestres.
Por esta época la raza americana se habría separado de la asiática formando una rama independiente, con una cultura propia. Las teorías respecto a este tema abundan y aun no se ha podido demostrar a ciencia cierta cuál es la válida. Varían desde la que señala que los americanos provienen de la Atlántida, continente descrito por Platón en su diálogo titulado ”Timoteo” y que hoy se hallaría bajo las aguas del océano Atlántico, hasta las que señalan que el origen del hombre tuvo lugar en nuestro cotinenete. El Prof. Alex Hrdlicka sostiene que el hombre americano es oriundo de Siberia y supone que llegó a estas tierras a través del Estrecho de Bering aprovechando las épocas en las que éste se congela. Paul Rivert, famoso sabio francés afirma por su parte que la población de América se produjo a través de sucesivas migraciones desde el océano Pacífico y que sus integrantes no pertenecían a un solo tronco racial sino que derivaban de los australianos, los malayos polésicos, los mongoles y otros.

Lo cierto es que se han encontrado rastros que datan de no más de 25 ó 35 mil años A. C., aunque otros consideran que las primeras oleadas migratorias provenientes de Asia se produjeron unos 60 mil años A.C. Estos hombres de cultura paleolítica superior se asentaron en forma de tirbus nómadas de cazadores, pescadores y recolectores.

Utilizaban artefactos de piedra, puntas de flecha y lanzas de piedra y en algunos casos instrumentos de hueso. Sus vestidos eran de pieles que cosían con agujas de hueso. Se adornaban con collares de semillas o huesos.

Las características antropológicas más típicas de los primeros habitantes de América son: cabeza dólico-cefálica, es decir, alargada; bóveda craneana elevada; cara larga y estrecha, pómulos sobresalientes, nariz mediana alargada conexa y de puente alto, arcos superciliares acentuados y cabellos lisos, negros y gruesos. El color de su piel tiene un tinte más rojizo que el amarillento de sus ancestros mongoles y el pliegue mongólico está ausente o es muy poco pronunciado. Las americanas presentan muchas variaciones, esto probablemente se debe a que se hayan entrecruzado varios grupos humanos. Los actuales representantes de la cultura neolítica en América del Sur son los caribes, los brasílidos, amazónidos y los tupí-guaraní. Se calcula que en el Paraguay aparecieron unos 3 mil años A.C.

Como consecuencias de invasiones, migraciones casuales y fusiones naturales, surgió una nación que se mantuvo hasta la actualidad conservando su esencia. Según refiere Branislava Susnik, hay tres tipos raciales prehistóricos:

a) Los Pámpidos: se distribuyeron por todo el Chaco y la Pampa hasta Tierra del Fuego y parte del Matto Grosso, eran recolectores, cazadores y pescadores. Los sobrevivientes de la parcialidad Maká pertenecen a este biotipo;

b) Los Láguios: este grupo ocupaban la zona amazónica y penetraron los actuales Paraguay oriental, Río Grande do Sul, Estado de Paraná;

c) Los Amazónidos: este grupo tiene características culturales neolíticas e incluye a los guaraní, los jíbaro del Ecuador, los arawak, caribe, etc.. Se extiendieron por la cuenca amazónica y emigraron hacia el sur.

Dos grandes grupos lingüísticos llegaron al Paraguay: los arawak (500 años A.C.) y los paleo-tupí guaraní o simplemente avá amazónico. Entre los emigrantes avá se pueden distinguir dos grandes grupos:

  1. Los Protomby’a: dominaron a los láguidos de la región oriental imponiéndoles el idioma (avá ñe’ë) y se dirigieron hacia la costa atlántica, cultivaban mandióca, estaban organizados en un solo linaje en una casa comunal, practicaban la poligamia y cocinaban sus alimentos y tenían una cerámica decorada con impresiones digitales. Un grupo de esos son los Guaraní-Chiriguano.
  2. Los Protocario: de cultura neolítica, se agrupaban en aldeas, en multilinajes con un jefe (avaeté o muruvicha), tenían cierta organización del trabajo, practicaban la agricultura y la poligamia. Este grupo se habría impuesto al anterior fusionándose y formando la nación guaraní.

Según Marcos Augusto Morínigo, estas migraciones concluyeron en agrupaciones casuales en distintas áreas geográficas y con el tiempo, cada agrupación recibió un nombre particular. Los tupinambá eran las tribus establecidas entre el río Paranaiba y San Francisco en la costa altántica brasileña y Ñe’ëngatu las tribus concentradas en el territorio del actual Manaos en el Amazonas central. Otro grupo, conocido con el nombre de cario, habitaba desde el actual Río de Janeiro hasta la frontera brasileño-uruguaya. En el interior del continente ocuparon muchísimo territorio, y en esas migraciones los carios llegaron a orillas del río Paraguay, a la zona de la Asunción actual, cuando los españoles estaban descubriendo el continente.

En el momento en que se descubre América, en el territorio que hoy constituye la República del Paraguay y sus límites más próximos se hallan dsitribuidas una determinada cantidad de naciones indígenas en territorios más o menos limitados, que se llaman ”guára”.

A continuación enumeramos los ”guáras” y las naciones respectivas que vivían en ellas según Miguel Chase-Sardi:

  • Guára de los Kario, con base propiamente en Asunción. Al extenderse hacia el Atlántico, cambian de nombre y son:
  • Guára de los Mbyasa.
  • Guára de los tobatín, desde el Manduvirá al Jejuí.
  • Guára de los guarambaré, desde el Jejui hasta el río Blanco.
  • Guára de los Itatín, limitan con el de los Guarambaré hasta el río Miranda en el Matto Grosso.
  • Guára de los Mbarakaju, en la sierra de Mbarakaju, y Amambay.
  • Guára de los Monday, entre los ríos Akaray y Monday.
  • Guára de los Paraná, entre los ríos Tebicuary y Paraná.
  • Guára de los Ygaña, en la curva del Paraná frente a la actual ciudad de Capitán Meza.
  • Guára de los Uruguay, en la costa derecha del río Uruguay.
  • Guára de los Tape, en la actual Río Grande do Sul.
  • Además están los Yguazu en la confluencia del río Yguazu con el Paraná; los Paratín, sobre el río del mismo nombre. Los Chandul, en las islas del río Paraná.

LOS PUEBLOS INDÍGENAS EN EL PARAGUAY

La población del Paraguay está compuesta por grupso indígenas y otras culturas que desarrollan sus propias culturas ubicada en diferentes zonas del país y conectadas entre sí y está abierta a los desafíos modernos, que lejos de constituir una limitación, esta diversidad enriquece nuestro patrimonio cultural y ensancha la memoria de nuestra historia.

El sustento legal que reconoce la existencia de los pueblos indígenas y grupos étnicos se encuentra en la Constitución Nacional de la república del Paraguay en el CAPÍTULO V DE LOS PUEBLOES INDÍGENAS en su Art. 62. De los pueblos indígenas y grupos étnicos donde se señala: ”Esta Constitución reconoce la existencia de los pueblos indígenas, definidos como grupos de cultura anteriores a la formación y a la organización del estado Paraguayo; y en el Art. 63, De la identidad étnica donde se indica: ”Queda reconocido y garantizado el derecho de los pueblos indígenas a preservar y a desarrollar su identidad étnica en el respectivo hábitat. Tienen derecho, asimismo, a aplicar libremente sus sistemas de organización política, social, económica, cultural y religiosa, al igual que la voluntaria sujeción a sus normas consuetidinarias para la regulación de la convivencia interna, siempre que ellas no atenten contra los derechos fundamentos establecidos en esta Constitución. En los conflictos jurisdiccionales se tendrá en cuenta el derecho consuetidinario indígena.”

La identidad y pertenencia de los pueblos indígenas está definida por el uso de una lengua y por su localización, distribución espacial, en un determinado paisaje territorial.

La característica más resaltante en la actualidad es no solamente el modo de vida de los indígenas en el aspecto de resguardar y preservar la lengua, el hábitat tradicional, y la diversidad de cultura, sino que también su comportamiento como entidad diferenciada la una de la otra y en relación con la cultura nacional.

Diversos enfoques presentan su clasificación contemporánea. Desde el punto de vista socioantropológico y político se distiguen categorías como grupos aislados o silvícolas, grupos en contacto permanente y grupos integrados. Los primeros incluyen a aquellos sin relación con la sociedad no indígena y cuyo territorio de baja densidad demográfica se halla amenazado por la frontera en expansión; los segundos incluyen a las sociedades que conservan algún elemento tradicional (lengua, parte del hábitat, cultura material, etc.) poseen tierras propias y viven combinados bienes económicos consuetudinarios con los externos; y los últimos, aquellos que habiendo pasado por el estado precedentes, han perdido algunas características tribales, mantienen algún nexo con la propia identidad, y son dependientes económicamente de la sociedad envolvente.

Históricamente el actual territorio nacional estuvo poblado por grupos humanos que habitaban las regiones Occidental y Oriental del país. La demografía indígena actual según los resultados del II Censo Nacional Indígena 2002, el que alude a la población empadronada, asciende a 87.099 personas, representado el 1.7% de la población total del país. La distribución espacial señala que en la Región Oriental residen 44.135 personas y en la Región Occidental 42.964.

 

FAMILIAS LINGÜÍSTICAS

GRUPOS ÉTNICOS

Las categorías lingüísticas y el lugar en que tradicionalmente habitan contribuyen los dos grandes campos del abordaje e identificación de estos pueblos. A propósito de la lengua, cinco son los principales troncos lingüísticos actualmente reconocidos en Paraguay.

REGIÓN FAMILIA LINGÜÍSTICA

  • Oriental Guaraní
  • Occidental Maskoy
  • Occidental Mataco Mataguayo
  • Occidental Zamuco
  • Occidental Guaicurú

Es importante detallar las etnias que componen la familia lingüística guaraní:

  • Guaraní Occidental
  • Aché
  • Ava Guaraní
  • Mby’a
  • Páï Tavyterá
  • Guaraní Ñandéva

 

OBSERVACIONES

Los Guaraní Occidental (Guarayo-Chiriguano) y los Guaraní Ñandéva (Tapieté) son los únicos pueblos de idioma guaraní que habitan el Chaco Norte y Chaco Central de la Región Occidental de Paraguay.

Los Ayoreo constituyen el último grupo indígena en el Chaco Paraguayo que posee parientes aun sin contacto con la sociedad nacional, viviendo exclusivamente según sus formas tradicionales de vida y desplazándose en una zona de su antiguo hábitat en el Alto Paraguay.

Estudios sociolingüísticos sugieren que virtualmente todas las lenguas con menos de 150 parlantes están amenazadas de extinción. Entre el 6 y 11% de las lenguas actualmente habladas son consideradas como lenguas moribundas y se cree que el 90% de las lenguas mundiales podrían desaparecer o volverse moribundas durante el transcurso del siglo XXI.

Pertenecientes a la familia lingüística Zamuco, los Ishir llamados Chamacoco por la sociedad paraguaya, los Chamacoco Tomáräho, cuya lengua es el Ishir Tomáräho, es hablada por un promedio de 150 personas (unas 45 familias), cifra antes mencionada como indicador de extinción lingüística. Si tomáramos en consideración que las lenguas son repositorios de conocimiento, de memoria cultural y que constituyen guías de acción que pueden influir en el paisaje y su biodiversidad, podemos inferir que la salud ecológica de dicha zona se encuentra entera en peligro de grave extinciones.

En tiempos de invasión física y cultural los indígenas quedan atrapados en territorios fijos y sus ethos viajero los empuja a un desasosiego cultural permanente que intentan convertir en algo positivo como ser la búsqueda de situaciones dignas de vida.